Fiambre de solomillo de pavo

Cansada de que los bocadillos de cada día lleven siempre los mismos rellenos y totalmente integrada en la causa de comer sano, integral y lo menos procesado posible, decidí ponerme a la busca y captura de alguna receta que me permitiera elaborar un fiambre a la altura y con un sabor cautivador y “adictivo”.

En Internet encontré varias formas de hacer fiambre de pavo. Después de mucho ir y venir y querer encontrar la fórmula perfecta, me inspiré en una receta de pintandounamama.es. La adapté a nuestros gustos particulares haciéndola mía y ahora también vuestra. En casa ha funcionado estupendamente.

Tan pronto la usamos para el bocadillo de media mañana de mis hijos como para una tostada en el desayuno o merienda, otras veces como aperitivo, y muy a menudo, como picoteo del bueno, o sea, cuando abres el frigo y te encuentras el pavo preparadito que en un momento, con un trozo de pan te haces un montado.

Cuando fui a comprar la carne me sorprendió que en la mayoría de los super o grandes superficies, se encuentran envasados en packs de dos unidades. Además, es un producto que está entre las existencias habituales. Todo facilísimo. No hay excusa para demorar la preparación de esta receta.

Las especias que he usado son las que más nos han gustado por consenso familiar, aunque admite multitud de posibilidades, tantas como especias diferentes. Prueba y haz tu fiambre de pavo exclusivo para ti…

 

Ingredientes


 

IMG_0434

 

2 solomillos pavo
1 C/S romero seco
1/2 C/S ajo en polvo
1 C/S pimentón de la Vera
1 C/S orégano seco
3/4 C/S sal
1/2 C/S curry
aceite de oliva virgen extra


C/S = cucharada sopera


 

Elaboración


Venga va, manos a la obra, que es muy fácil y rápido. A disfrutar con el proceso!

Lo primero, como es costumbre cuando utilizamos el horno precalentamos, en este caso a 200 ºC. Aprovechamos para preparar los solomillos.

Mezclamos bien todos los ingredientes hasta que queden bien integrados, excepto el aceite de oliva que lo dejamos para el final como conservante.

img_0442.jpg

En la bandeja que vayamos a utilizar para el horno extendemos la mezcla de especias y, sobre ellas, los dos solomillos de pavo. Los hacemos rodar sobre la mezcla hasta que estén rebozados al completo.

Ponemos un chorrito de aceite de oliva y horneamos con calor arriba y abajo. La bandeja en la ranura del centro y el temporizador en 25 minutos.

Cuando suene la alarma comprobamos que estén bien asados. Si es así, los sacamos del horno, y si no queremos chamuscarnos las manos y seguir cocinando muchas más recetas (tragedias las justas), los dejamos enfriar.

IMG_0454

Fileteamos lo más fino posible. Como es fiambre y lo utilizamos como tal, a nadie le gusta llevarse un taco grande a la boca.

IMG_0466

En unos tarros de cristal que se cierren herméticamente disponemos los filetes de pavo en capas, de forma que no queden huecos. Hecho esto, damos unos ligeros golpes al tarro contra la madera de corte para que se agrupen las lonchas y quede espacio libre.

IMG_0469

Rellenamos hasta cubrir todo el fiambre con aceite de oliva virgen extra. Cerramos el tarro y metemos en el frigorífico.

Dejamos macerar al menos 24 horas antes de consumir. Así habrán fusionado todos los sabores.

Cuando lo vayamos a utilizar es conveniente retirar el exceso de aceite de los filetes en un colador sobre el mismo tarro de donde los hemos sacado.

 

A tener en cuenta


Lo de siempre, tenemos que comprobar que esté bien cocinado. Cada horno responde de una forma diferente en temperatura y tiempo.

La carne de pavo es más bien seca y con poco sabor una vez cocinada. Por eso, no te cortes a la hora de poner especiasEn lo que si que tienes que controlar es en la sal. No resulta agradable que quede salado.

Se conserva en la nevera al menos 7 dias. En casa no hay que preocuparse por esto, normalmente el tercer día ya se ha acabado.

El aceite que no haya absorbido la carne de pavo y que nos queda en el tarro lo podemos reaprovechar y guardarlo como un aceite especiado. Siempre se puede utilizar en una carne a la plancha haciéndola así más sabrosa.

A1B5D0FB-BC54-4DB5-939C-77EA108407F2

 

Qué ingresa nuestro cuerpo ?


Lo primero y para quien cocina satisfacción de estar comiendo lo que ha preparado uno mismo, de haber elegido con mimo y cariño los ingredientes y las formas de cocción para que tú y los tuyos os estéis alimentando de forma variada y saludable.

Respecto al aporte nutricional, la carne de pavo tiene proteínas de alto valor biológico, mucha agua y poca grasa, con lo cual pocas calorías. En cuanto a los minerales, se le atribuyen el magnesio, zinc, potasio, fósforo y selenio. En el apartado vitaminas, casi todas las del grupo B, destacando la B6 y B12, y pequeñas cantidades de ácido fólico.

Las especias tienen un gran poder antioxidante y en lo referente al aceite de oliva todos sabemos la dosis de vitamina E que contiene y un sinfín de propiedades.

 

Lo dicho, no dejéis de probarlo, os aseguro que el sabor engancha.

 

Qué aproveche !!!

 

Anuncios