Semillas, moler y congelar

Ya sabemos tod@s lo de moda que están las semillas en sus múltiples variedades (chia, lino, sésamo, etc, etc ) tan ricas en nutrientes altamente codiciados, tales como ácidos grasos Omega 3, calcio, magnesio, manganeso, zinc y otros minerales y vitaminas

Y nos hemos apuntado al carro del consumo de semillas saludables, ya hemos comprado nuestros paquetitos correspondientes y nos disponemos a consumirlas…y ahora qué ?, cómo lo hacemos?, echamos una ojeada por internet y ohh… cuanta información diferente, que si molerlas, o mejor aún enteras para absorber todos los nutrientes, mezcladas con yogur, quizás con zumos recién exprimidos, tal vez con agua, tostadas, sin tostar…pues bien, después de hacer un estudio pormenorizado de las diferentes formas de consumo, os traigo aquí un truco-consejo, que os permitirá consumir vuestras semillas de forma segura, absorbiendo la mayor cantidad de nutrientes y al mismo tiempo práctica, ya que podrás preparar una mayor cantidad e ir disponiendo de ellas día a día…

Moler las semillas y congelar


Selecciona la cantidad de semillas que quieras, bien de una única variedad o mezcladas, muélelas, por ejemplo en un molinillo de café, posteriormente colócalas en tarros de cristal y congela. Puedes poner tantos tarros de cristal como tipo de semillas o hacer una mezcla en un solo bote, y cada vez que las necesites podrás utilizarlas directamente del congelador sin tener que descongelar

Por qué es tan eficaz este truco?, sigue leyendo y saca tus propias conclusiones:

Semillas de chia

Se ha detectado que estas semillas crecen extraordinariamente al estar en remojo, por lo que a las personas con problemas para tragar, se les pueden quedar atrapadas en el esófago y crecer al ingerir líquidos, ocasionando un taponamiento

Semillas de lino

Una de las mejores formas de consumirlas es molidas, ya que cuando se ingieren enteras causan distensión e inflamación debido a la alta concentración de fibra insoluble que las recubre

Semillas de sésamo

Es conveniente moler las semillas previamente para favorecer su absorción, de otro modo no son bien asimiladas por el sistema digestivo, así como congelarlas inmediatamente para no enranciar (oxidar), la composición de sus aceites

Como siempre, y tirando de refranero: “En el punto medio está la virtud”, y “A veces, más es menos”. No abuses de tus ingestas diarias, dieta variada.

Te  ha sido útil este truco-consejo?…Házmelo saber !. Tu opinión importa y ayuda a seguir trabajando…

 

 

Anuncios