Bizcocho de zanahoria al aroma de clavo

 

Holaaa

hoy me atrevo con esta receta de bizcocho de zanahoria, es fruto de varios intentos frustrados en busca de la fórmula perfecta, que creo la he encontrado, para deleite de los paladares familiares (cada vez más exigentes, por cierto).

Puedo decirte que si no es el mejor bizcocho que he probado, si que está entre los tres primeros del ranking…el sabor y olor que queda a la especia de clavo es excepcional, si alguna vez olvidas poner esta especia, ya te digo que lo echarás de menos…

Apetece a cualquier hora del día: desayuno, merienda y como postre en comida o cena acompañado con helado, flan o todo lo que se te ocurra

Si te decides a probarlo, recuerda seguir la receta tal cual la pongo aquí…

 

Ingredientes


4 huevos tamaño L a temperatura ambiente
270 gr. zanahorias enteras (sin pelar)
200 gr. harina de repostería
180 gr. azúcar
70 gr. aceite de oliva suave
14 gr impulsor, polvo de hornear o levadura tipo ROYAL
1/2 cc clavo molido
1/2 cc canela en polvo
1 pizca de sal

Elaboración


Comenzamos el día anterior a la ejecución del bizcocho calentando ligeramente el aceite, añadimos la media cucharadita de clavo y tapamos, el objetivo es hacer una infusión de esta especia, quedando toda la noche en maceración.

Ya estamos en el día de manos a la masa, y lo primero que hacemos es encender el horno a 180ºC con calor arriba y abajo, para que mientras elaboramos la masa, alcance la temperatura óptima de trabajo.

Lavamos y pelamos las zanahorias, eliminando las puntas más gruesas, ya que dan un sabor muy fuerte. Una vez limpias, rallamos lo más finamente posible. Esta parte es la mas tediosa pero si nos esmeramos el resultado es muy agradecido. Reservamos.

Por otro lado tamizamos la harina junto a levadura, canela y sal. Yo acostumbro a pasarla hasta tres veces, así queda mucho más fina e integrada la mezcla.

Colamos el aceite para desechar los clavos de olor. Reservamos el aceite.

Batimos los huevos junto al azúcar, muy importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente, hasta conseguir una textura crema que haya triplicado el volumen y que haya blanqueado.

En el bol donde hemos batido los huevos con el azúcar incorporamos la zanahoria rallada y el aceite colado. Mezclamos. Cuando esté todo integrado añadimos la mezcla de harina, levadura, canela y sal. Mezclamos nuevamente hasta conseguir una masa homogénea.

Preparamos el molde que dará forma a este bizcocho, a ser posible desmoldable. Yo acostumbro a poner papel de hornear en el fondo y en el aro. No lo engraso ni enharino.

Ponemos la masa en el molde. Colocamos en la primera ranura del horno empezando a contar desde abajo, con calor arriba y abajo y horneamos a 180 ºC durante 35 minutos. Comprobamos pasado este tiempo pinchando en el centro con un palo de brocheta, si saliera manchado dejamos 5 minutos mas y así hasta que salga limpio.

Una vez horneado dejamos dentro del horno ya apagado y abierto en el primer tope durante 10 minutos.

Sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde.

Desmoldamos y decoramos con azúcar glas. Yo he hecho un patrón con el cartón de las cajas de cereales, y lo he dispuesto para hacer una especie de emoticono…

Lo he acompañado de helado de chocolate, pero igualmente puede ir con una taza de leche con cacao. En mi casa no da tiempo a pensar con que acompañarlo, te das la vuelta y desaparece…

A tener en cuenta


 

Los ingredientes conviene que estén a temperatura ambiente, para que así mezclen y monten bien.

El batido de los huevos con el azúcar es mejor hacerlo con un procesador de alimentos con el accesorio para batir velocidad alta, una vez finalizada esta parte cambiar al accesorio mezclador a velocidad mínima, así las masas que se obtienen son mucho más esponjosas. El resultado es mas profesional y mientras la máquina trabaja nos podemos dedicar a otro paso de la elaboración.

En el apartado ingredientes pongo el aceite en gramos, hay que pesar. No confundir con mililitros.

Respecto al horno, lo de siempre cada horno es un mundo. Yo pongo la rejilla en la primera ranura empezando a contar desde abajo y con calor arriba y abajo. He comprobado que no se tuesta tanto por arriba, y además me queda muy bien cocido por abajo. En esto “cada maestrillo tiene su librillo”

Y nada más que añadir, que espero lo hagáis y os guste tanto como a mi…

 

A disfrutar !!

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios